Cuando los movimientos sociales manipulan y abusan.

En ocasiones los movimientos sociales han desafiado las estructuras formales del poder, erigiéndose como una manifestación directa de las demandas ciudadanas. Precisamente esto último así como su capacidad de convocatoria y movilización, los han hecho relevantes desde hace ya un tiempo dándoles legitimidad.

Las redes sociales mediadas por Internet los han potenciado, al proveerles un mecanismo de difusión y coordinación que les ha permitido llevar a la acción, la denominada autocomunicación de masas descrita por Castells. Gracias a ellas es posible difundir los mensajes movilizadores a un número mayor de personas, con una tasa de difusión nunca vista antes de la revolución que representa la era de la información.

Pero a la larga, independiente de la tecnología, este es un fenómeno de masas integradas por individuos interactuando de manera coordinada y con objetivos comunes. Una vez reunidos, las masas se transforman en multitudes y su conducta queda sujeta a lo descrito por las teorías de conducta social.

Por otro lado, sigue tratándose de un fenómeno de comunicación en el que unos pocos, intentan convencer a otros cientos de adherir a sus propuestas, así como a persuadirlos a movilizarse motivados por la relevancia o urgencia de un mensaje. Es decir, los movimientos ciudadanos relevantes, son un ejemplo exitoso de procesos de comunicación persuasiva dirigida a las masas.

Por cierto que dicha comunicación puede tener distintas características y su estilo puede variar dependiendo de los objetivos de quienes dirigen dichos movimientos. Por medio de la persuasión argumentativa, por un lado, se buscaría convencer a las masas en base a argumentos legítimos racionales, aunque también podrían apelar a otros más emocionales aún cuando en ocasiones no se basen en argumentos sólidos; incluso podría entregarse un mensaje por uno o más personajes relevantes y reconocidos por las multitudes, apelando más a la seducción que a los argumentos. En este tipo de comunicación el intento de los dirigentes es hacer reaccionar a los individuos en base a un discurso retórico, que si bien busca la persuasión, no pretende el engaño.

La persuasión manipulativa, por su parte, también tiene como fin convencer y movilizar; sin embargo, en dicho intento el engaño y la decepción son instrumentos discursivos a los que se suele echar mano. Por lo general la persuasión manipulativa (o coercitiva) se asocia a prácticas de grupos de poder que buscan finalmente el sometimiento de los individuos, y se ha observado tanto en pequeños grupos con líderes carismáticos como en sociedades subyugadas a regímenes totalitarios. Es lo que se conoce como lavado de cerebro.

El lingüista Teun van Dijk señala que, desde la perspectiva del análisis crítico del discurso, esta forma de comunicación puede asociarse a un fenómeno de dominación, en el que la entrega sesgada de información termina afectando las libertades de las personas. Agrega que quienes ejercen poder constituyen grupos dominantes que buscan establecer, preservar y legitimar ese poder; desplegando recursos discursivos con el propósito que las personas los interpreten en el modo que se les presenta y así actúen de acuerdo a los intereses del propio grupo. Agrega que para identificar un uso abusivo del poder con fines de dominación a través del discurso, es necesario fijarse si en este último se evidencian actos repetibles, no aislados e inaceptables; con el propósito de manufacturar el consenso, establecer el dominio del discurso público y, con ello, el control de la acción pública.

Pero, ¿es posible que en los movimientos ciudadanos se manifieste este tipo de persuasión manipulativa?, ¿se comportan ellos también como grupos de poder con fines de dominación de sus pares?

En el ensayo que se adjunta, se presentan los resultados de un estudio realizado el año 2011, en el que se hace un análisis del discurso empleado por los movimientos ciudadanos para oponerse a la construcción de una represa en la Patagonia (Hidroaysén). Se concluye que desde la perspectiva del análisis crítico del discurso señalada por van Dijk, diversos movimientos sociales se comportaron como grupos dominantes al hacer un uso abusivo de recursos discursivos, empleando en la práctica técnicas propias de dominación social, control mental y manufacturación del consenso para posicionar sus demandas y persuadir a los ciudadanos.

Es interesante observar que posteriormente en Chile, surgieron diversos movimientos que parecen haber hecho un uso similar de recursos discursivos en la forma descrita, destacándose el movimiento estudiantil del mismo año 2011 y más recientemente (2016) el movimiento “No + AFP”. En todos ellos, las redes sociales mediadas por Internet cumplieron, se estima, un rol relevante para la coordinación tal como se observó en el caso de Hidroaysén. Sin embargo, se hace necesario investigar el impacto de su uso para la difusión de noticias falsas, probablemente un insumo relevante en un proceso de dominación y convencimiento como el descrito y frente a audiencias cada vez más crédulas.

Gracias por visitar el blog.

Ver artículo.

Referencias:

Van Dijk, Teun A. (1994). Discurso , Poder y Cognición Social. Discursos en la Escuela de              Ciencias del Lenguaje y Literaturas de la Universidad del Valle, Colombia. Disponible en              http://www.discursos.org/download/articles/index.html el 02 de junio del 2011.

Van Dijk, Teun A. (1999).  El análisis crítico del discurso. En Anthropos (Barcelona), 186,               septiembre-octubre 1999, pp. 23-36.

Foto tomada de Clarin: https://www.clarin.com/mundo/masivas-chile-sistema-privado-jubilaciones_0_rymUVhzu.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s