Cartas públicas

Hace algunos días revisé las cartas que he enviado desde hace un tiempo a la sección Cartas al Director del diario El Mercurio, constatando que han sido bastante más de las que imaginaba.

El contenido de dichas misivas dan cuenta de una opinión respecto de diversos temas contingentes en el país que esperaba hacer pública, sin embargo, se me han publicado solo dos de ellas. No obstante, ¿por que no podría difundirlas de igual forma si me interesaba dar a conocer mi visión de las cosas?; después de todo, en la actualidad existen los mecanismos para hacerlo sin restringirse a una selección editorial en la que seguramente intervienen diversos motivos o criterios.

No quiero decir con lo anterior que no valore la ponderación de terceros o que crea que mi opinión es la correcta, pero me parece un ejercicio honesto dejar registro de las opiniones que he querido publicar, al menos para que a quien le interese pueda conocerme más, cuestionarme, entablar una conversación respetuosa sobre tales temas o, finalmente, para dejar un testimonio para el futuro.

Los cartas están registradas cronológicamente indicando el asunto de lo que tratan y escritas tal como fueron enviadas; se indica cuales de ellas fueron publicadas (Ir a las cartas).